Embalsamador: parte 2, "doble S"

Photo by ahmed adly on Pexels.com

En los asesinatos registrados las últimas semanas se ha encontrado la firma del evidente responsable, pues deja una doble S tallada en el cráneo de las víctimas, además de poemas románticos, dibujos de animales tallados en el resto de los huesos, pinturas en papel hechas con sangre, jugos gástricos, líquidos intestinales, y semen extraído directamente de las glándulas seminales, dejadas enseguida de los cuerpos abiertos que están mutilados de manera ordenada, artística y con precisión quirúrgica.  

El creador de tales atrocidades me ha parecido ser el personaje perfecto para llevar a cabo lo que yo no he podido hacer por falta de agallas, y además le daría ese romanticismo al estilo novelesco para engrandecer aún más mis planes.  Él es el puente que me hará pasar a la historia, pues dejare un manuscrito firmado por mí, y por doble S.

El problema es que no tengo ni la más remota idea de donde comenzar a buscarlo, o buscarla, la verdad es que no existe pista alguna para sospechar tan siquiera el sexo del responsable. El abanico de posibilidades es enorme, pero lo que es seguro es que el asesino tiene un excelente manejo del bisturí, conocimientos de anatomía y dotes de artista. Como nota personal debo agregar que sería muy interesante que siendo yo un joven universitario, el asesino fuera una mujer sensual, pues pudiéramos pasar a ser una pareja de enamorados soñadores colaborando en una obra de arte. Sin embargo, no tengo que perder de vista el objetivo y tengo primero que encontrarle.

Lo que mejor se me ocurre es dejar pistas escondidas en pinturas, en periódicos, en carteles y anuncios que colocare en puntos estratégicos como hospitales, farmacias y morgues. Si el asesino es suficientemente listo morderá el anzuelo de las imágenes, y sabrá descodificar entre líneas mi mensaje. Pondré una fecha, un horario y un lugar diferente en cada uno de los carteles, para no levantar sospechas, hare también una bitácora personal en mi agenda para acudir a tales lugares dependiendo la fecha. Mañana por ejemplo será mi primera cita en la banca azul del parque enfrente de la funeraria. Estoy listo para enfrentar mi muerte, pues si es que doble S es lo suficiente listo como para descifrar las fechas y los lugares, también habrá resuelto mi propuesta, será un suicidio asistido en el que trabajaremos juntos él y yo, doble S será el escultor y yo seré un monumento.