Thundering Hooves Memorial Fence

Seguido viajo a México pues soy, como muchos tantos, un mexicano que vive en Texas. Y en la carretera estatal 17, en el pueblo de Balmorhea, apenas pasando la intersección que va rumbo a Fort Davis está pegado a un cerco, decenas de frenos de caballos colgando.

Recuerdo que hacia unos años vi una estatua de metal y nada más. Pero con el tiempo noté que había cada vez mas monumentos y frenos de caballo colgando del cerco.

Un día por fin me estacioné al lado para tomar unas fotos e investigar de que iba la cosa. La historia me dejó triste e impresionado.

Las estatuas, poemas y fotos son conmemoración de los caballos, burros y mulas que pasan por ahí en su ultimo viaje. Esa carretera va directo a México, y sin duda, los que pasan por ahí, rumbo al sur, son llevados al matadero. Cuando un caballo se vuelve un gasto y no se puede lucrar con él, lo dejan sin agua, sin comida y sin servicios médicos, para no perder dinero ni siquiera en darle una muerte digna.

 Por eso se hizo el Thundering Hooves Memorial Fence (Cerco conmemorativo de los cascos atronadores) y crearon una fundación que se encarga de rescatar y cuidar caballos, evitándoles su ultimo viaje al rastro, en México.

Aquí abajo, está el poema ya traducido  “Thundering Hooves” escrito por Ron Stonebear Shields.

Thundering Hooves (Cascos atronadores)

Por una solitaria carretera de Texas… que lleva a México… esta un lugar, vine desde 1500 millas… porque tenía que saber… Como es que se siente, ser empujado por el viento… sabiendo que estas en tu último viaje… y donde tu historia finaliza.

Caballos salvajes y domésticos tomados… de sus tierras natales… traicionados por hombres desalmados… por dinero en sus codiciosas manos. Una lagrima de pena se concentra… en el borde de mi ojo… cuantos miles han recorrido esta carretera… en su camino a la matanza… en su camino a su muerte.

El cerco conmemorativo de los Thundering Hooves… me ve sólidamente a la cara… ambos un tributo a los caballos… y un recuerdo a nuestro infortunio. Tantas traiciones… y una ruptura a la confianza de dios… mi lágrima baja por mi cara… y cae en el suelo de Texas.

Me inclino y una arranco una roca… junto a la carretera de Texas… un ultimo recordatorio… de la pesada carga de mi corazón. Transporté la piedra 1,500 millas… de regreso a mi casa. Es un sólido recordatorio, que me ve a la cara… Me recuerda los espíritus que se marcharon… Yo los sentí agrupados en un espacio sagrado.

Mi viaje es largo… se extiende al cielo… Dios no me dejará descansar… hasta que ni uno solo sea remolcado para morir… Hablen fuerte y claro se los ruego… debemos hacer nuestra parte… ningún hombre necesita cargar el ardor… de una roca de Texas en su corazón.

—Ron Stonebear Shields  

https://thunderinghooves.com/

El trabajito

Submarino de hojalata

Noemí en Twitter y en Instagram

Noemí Ester Marmor, de Córdoba, Argentina. Dice que tiene una relación amor/odio con la poesía. Adora hasta la idolatría a Stephen King y Gabriel García Márquez. Ha publicado cuentos en el diario físico de Córdoba. Un guion teatral de un unipersonal representado por la actriz argentina, Cecilia Trejo en Chile. También sus letras se pueden ver en la Antología APAIB, Orgullo Zombi 2020 y 2021, Secretos del corazón (poesías, ediciones Afrodita), Antología Beatle, plaquette Sangre de tu sangre (editorial Winged). Y ha sido columnista en la revista virtual Rigor Mortis, con “Edgard, el coleccionista” y tambien en la novela “La misión de Muriel” (editorial Passer). A sus cincuenta años nos cuenta que le apasiona escribir y que lo hace desde que tiene uso de razón. Le agradecemos, que con esa misma pasión nos haga entrega de sus letras en este cuento de terror, “El trabajito”…

Ver la entrada original 2.239 palabras más