Un rapto en domingo.

Son las 6:30 de la mañana, sigues dormido, soñando que estas junto a tu mujer y la mejor amiga de ambos, los tres estuvieron juntos en la universidad y ahí están ahora, sonriendo en tu sueño, viendo un río que va con fuerza y arrasando con todo.

Alguien suena la puerta y se aligera tu sueño. —¿Quién será? —te preguntas.

Escuchas la voz de tu hijo en la sala, diciendo —¡ah es un paquete, yo quiero ir por el!

Sabes que tiene prohibido abrir la puerta a desconocidos. Es domingo, y te desvelaste la noche del sábado, limpiando la casa con tu esposa.

Ves la ventana, y no hay nadie afuera, solo un bonito día soleado.

Escuchas que tu hijo gira el picaporte y abre la puerta. —Hola —lo saluda una voz femenina.

Esa voz es irreconocible para ti. Te quieres despertar para correr a la puerta, pero sigues soñando con esa ventana de un día soleado.

—Vamos, alguien se rapta a tu hijo, ¡¡despierta!! —Te dices.

Por fin, tu sueño y tu realidad se juntan para que abras los ojos y te levantas de un salto. Es enero, a las 6:30 de la mañana, la oscuridad reina por todos lados. Te incorporas, corres al mismo tiempo que terminas de despertar, ves por la ventana y no hay nadie, solo penumbra.

Vas a la recamara de tus hijos para estar seguro, y los ves ahí, durmiendo en la litera. Das un respiro de alivio, solo era una pesadilla. Lo único malo que pasó, es que te despertaste un domingo a las 6:30 de la mañana y ya no tienes esperanza de seguir durmiendo. Una voz de una mujer, logro raptar tu sueño.

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s