El perfume de la muerte

Submarino de hojalata

Conforme pasa el tiempo, su aroma se percibe diferente. Cuando está fresca sabe a llanto, a sollozos y dolor. Arde desde el pecho hasta el amargo nudo que se forma en la garganta, con cada respiración.

Pero cuando pasa el tiempo y se añeja, la muerte huele a recuerdos. Deja un sabor en los labios, de una lagrima silenciosa, que se derrama desde una mirada perdida en memorias; en remembranzas de momentos que fueron dulces alguna vez y que, jamás se repetirán.

Me acompaña en todo momento, mofándose de mis miedos. Se disfraza de aliada o enemiga. ¿Quién domina el tablero, cuando uno es quien asesina?

Desde siempre y hasta el final, tomada de mi mano camina.

Hace falta vida solamente, para experimentar cómo es que se siente, el misterioso perfume de la muerte.

Ver la entrada original

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s